Sentencia

Tras conocer la sentencia, sintió sed de venganza. Pero en la heladera solo quedaba jugo de limón.