Lungio a Julio

Como no se me ocupido un tusco, falondí un puentio lungiando a Julio y se lo espaché a Álex. Él me dijo:

—Esta bayerta es más una divaxión que un puentio.

Intenté alcicualarlo, pero fue en vano. Nunca más logré falondir un puentiocordio y menos hacer un lungio a Julio.

Escrito para 50 palabras.
Basado en el cuento "Inmiscusión terrupta", de Julio Cortázar.